00 Publicaciones Académicas

Iglesia y Reino de Dios

Valora este artículo
(0 votos)

Al llegar al final de este trabajo, experimento la impresión de que la  materia se ha extendido mucho más de lo que había previsto al principio.  La línea seguida se ha mantenido simplicísima, o sea, tres partes:  Iglesia, Reino de Dios, Iglesia en el Reino. Por necesidad, sin embargo,  se introdujeron en el desarrollo del tema tantos problemas que resulta  difícil ahora reducir el libro en lo substancial a uno solo de ellos, o  aún el señalar uno como si fuera el principal.
a) La idea inicial que me ocupaba era la de la salvación universalmente  posible a los hombres en la eternidad. Es el mismo problema que veía  hace treinta y cinco años cuando escribí mi primer libro “La Salvación  de quien no tiene fe”. Pero aquellos eran otras tiempos, otras  situaciones, hasta diría que había una teología muy diferente; había que  hablar del alma de la Iglesia como algo más vasto que su cuerpo,  bautismo implícito de deseo, etc. Vino luego el Vaticano II que ya no  incluyó aquellas expresiones y la atmósfera cambió notablemente en  pensamiento y en acción.
Es una cuestión que necesariamente sacude la mente y el corazón del  cristiano. Tantos y tantos centenares de millones de personas que viven  completamente fuera de la Iglesia, son miles de millones. Asia es el  continente que alberga hoy más de dos mil millones de hombres, mucho más  de la mitad del género humano, un número mucho mayor de los que suman  juntas Europa, América del Norte y del Sur, África y Australia; es el  continente del que han nacido todas las grandes religiones de la  historia; pues bien, no tiene ni dos cristiano por cada cien habitantes,  tiene un poco más de un católico por ciento. ¿Qué será de los otros en  la eternidad? ¿Qué será de ellos en lo tocante a las demás consecuencias  del pecado si precisamente para liberarnos y redimirnos de ellas ha  venido Jesús?
El pensamiento de que todos ellos vayan a terminar en el infierno pudo  quizá ser aceptado en siglos pasados, dada la diferente sensibilidad y  diferente comprensión de Dios, del Padre, de la Bondad, del Amor. Aun  entonces hubo quien sintió la dificultad y se ocupó de estudiar como  pudiesen salvarse, al menos, en ciertas circunstancias: Santo Tomás  imaginó un ángel revelador mandado a propósito al hombre honesto, otros  hablaron de iluminación a todos en la inminencia de la muerte... Hoy  resulta francamente absurdo detenerse, aunque fuese un solo momento, en  la duda: Sí, con toda seguridad pueden salvarse, con determinadas  condiciones.

Visto 752 veces
Área de Registro

Esta ficha documental es una aportación del área de Registro de la Biblioteca Digital.

Spanish Catalan Dutch English French Haitian Creole Italian Portuguese

Búsquedas

Documentos

Expedientes

Contáctanos



Tenayuca 350,
Col. Sta. Cruz Atoyac

Del. Benito Juárez,
C. P. 03310
México, D. F.
 

Teléfonos:
(55) 5688-6336
procesosceb@gmail.com

Localízanos