00 Publicaciones Académicas

Conceptos fundamentales de la Teología de la Liberación

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

La presentación de este libro la tendríamos que haber escrito Ignacio Ellacuría y yo. Como es sabido, Ignacio Ellacuría no está ya entre nosotros. El 16 de noviembre fue asesinado junto con otros cinco hermanos jesuítas, Juan Ramón Moreno, Amando López, Segundo Montes, Ignacio Martín Baró, Joaquín López y López, la cocinera Julia Elba y su hija Celina en la residencia del Centro Monseñor Romero de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas. Me toca, pues, escribir esta presentación —cuando todavía está fresca su sangre martirial— en mi nombre y en el suyo, en nombre de los vivos y en nombre de los mártires salvadoreños. No es, pues, una presentación habitual, y se comprenderá que tenga un tono muy personal.
Quisiera decir, ante todo, que estos martirios, y tantos otros en América latina, hacen que la presentación de este libro sea, en muy buena medida, innecesaria. Si se reflexiona, en efecto, por qué mataron a los jesuítas y a dos sencillas mujeres que simbolizan a todo el pueblo salvadoreño y latinoamericano, se comprenderá también cómo vivieron, cómo fue su fe, su esperanza y su compromiso. Y de esto, precisamente, trata este libro, de vida y de muerte, de pecado y de gracia, de Dios y de los pobres, de Jesús y de su cuerpo en la historia. En el libro se conceptualizan y teologizan todas estas realidades, pero sin esas realidades no podría haberse escrito este libro, y en base a estas realidades —hechas centrales en la reflexión— se hace la teología de la liberación que ofrece este libro.

La vida y muerte en América latina no sustituyen a la reflexión teológica, pero sin aquéllas ésta no puede crecer como teología latinoamericana de la liberación ni puede ser correctamente comprendida. Por eso me permitirá el lector que le sugiera y le encarezca que tenga muy presentes a los mártires latinoamericanos y la realidad pascual que expresan. Esta realidad pascual —negrura de asesinato y luminosidad de martirio, cruz de muerte y resurrección de vida— es el verdadero Sitz im Leben y —añadámoslo porque suele ser ignorado en otras teologías— también el Sitz im Tode de la teología de la liberación, es el más radical lugar hermenéutico de comprensión de estas páginas. Por ello, invito de nuevo al lector a que las lea como se leen los evangelios, relatos pascuales que son a la vez interpelación y buena noticia.
Desde esta perspectiva fundamental digamos ahora unas breves palabras sobre la finalidad y contenidos de este libro, y también sobre las dificultades por las que ha pasado en su elaboración y sobre su significación última.
La finalidad de este libro consiste en ofrecer de manera sistematizada lo central de la teología de la liberación porque creemos que ésta sigue siendo necesaria y beneficiosa para la liberación de los pobres y el cultivo cristiano de la realidad de América latina. Pudiera pensarse que al sistematizar esta teología se la estaría dando muerte —como sucede a veces—, pero no pensamos que sea éste el caso de este libro pues todas sus páginas rezuman la intuición original que dio vida a la teología de la liberación. Sistematización es vista aquí como potenciación, como oportunidad y desafío a un mayor rigor teórico, a un serio diálogo entre los teólogos latinoamericanos y de todas las latitudes, a tomar mayor conciencia de esta teología, tanto de sus logros, como de sus limitaciones y de lo que le falta por hacer, cosas todas en que insistía Ignacio Ellacuría, quien por ello concibió con ilusión la presente obra.
En la elección de los contenidos hemos optado por presentar unos pocos conceptos teológicos fundamentales que expresan la esencia de la fe cristiana y de la teología de la liberación. No se han podido recoger todos los conceptos que se encuentran en los tratados sistemáticos. Existen, por ello, lagunas, y la sistematización que se ofrece es hasta cierto punto fragmentaria, no acabada. Pero pensamos, con todo, que el libro ofrece abundante material que apunta a una síntesis, siempre provisional, de la teología de la liberación.
Los contenidos se han agrupado en dos grandes bloques. El primer bloque —aspectos históricos y metodológicos— recoge el desarrollo histórico y los presupuestos fundamentales del quehacer de esta teología. El segundo bloque —contenidos sistemáticos— trata los temas fundamentales de toda teología desde la perspectiva de la teología de la liberación: la relación entre trascendencia e historia, la realidad de Dios y de su creación, la realidad eclesial y la realidad antropológica y social, más algunos temas más actuales y menos tratados con anterioridad por esta teología: la religiosidad popular, las sectas, la inculturación...
Como en toda obra colectiva no ha sido fácil lograr una coordinación perfecta de los diversos artículos. Se dan variedad de estilos y enfoques, y la libertad con que cada autor ha trabajado. Tampoco se han podido evitar algunas repeticiones —sobre todo el énfasis en la realidad de los pobres desde la que se hace la teología—. Como ayuda a profundizar en algunos temas y a estudiar otros que no están en los títulos de los artículos se ofrece un índice final y una amplia bibliografía.
Digamos también una palabra sobre el proceso por el que ha pasado la confección de este libro, pues ilustra también en algo las condiciones reales en que se produce la teología de la liberación. Ante todo no ha sido nada fácil coordinar desde El Salvador, país en guerra, el trabajo de tantos colaboradores, pero como contrapartida está la dedicación y el cariño que todos ellos han puesto en esta obra, aun estando como están urgidos por muchos otros trabajos. Y cuando el libro estaba casi terminado el asesinato de Ignacio Ellacuría y de Juan Ramón Moreno dejó truncados los artículos que ellos estaban preparando. Ignacio Ellacuría estaba encargado de escribir los artículos “Historia de salvación”, “Iglesia de los pobres”, “Conflicto eclesial”; Juan Ramón Moreno estaba escribiendo el artículo sobre “Justicia”. Ninguno de los dos pudo terminarlos de escribir de su puño y letra, aunque ahora los hayan escrito con su sangre. Para no posponer más la publicación de este libro nos hemos decidido por introducir algunos artículos que ambos ya habían escrito y que encajan perfectamente en esta obra. Así, de Ignacio Ellacuría publicamos “Historicidad de la salvación “, “Profetismo y utopía”, “La Iglesia de los pobres, sacramento histórico de liberación” y “El pueblo crucificado”. De Juan Ramón Moreno publicamos el artículo “La evangelización en el mundo contemporáneo”.
El significado último de este libro está en mostrar una vez más, a través de la teología, la realidad de los pueblos latinoamericanos y de todo el Tercer Mundo —la realidad más universal—, mostrar qué fe, esperanza y amor responden mejor a esa realidad y mostrar qué teología cristiana recoge mejor esa fe, esa esperanza y ese amor como modo de responder y corresponder hoy al Dios de Jesucristo.
Lejos de decaer, creemos que la intuición fundamental de la teología de la liberación es más relevante que nunca. La teología de la liberación ha puesto el dedo en la llaga en la realidad del continente latinoamericano. Esa llaga —que sigue ensanchándose y enconándose— es 'la que quiere limpiar la teología de la liberación, que por ello se comprende a sí misma como “teoría de una praxis histórica y eclesial” (I. Ellacuría), intellectus amoris, misericordiae, justitiae, como lo hemos reformulado. Pero la realidad del continente latinoamericano está transida también de esperanza, creatividad, entrega y martirio, y esa realidad es también la que quiere tomar la palabra en la teología de la liberación. Del sufrimiento y de la creatividad, del compromiso y del amor, del martirio y de la esperanza de esos pueblos crucificados quiere, pues, vivir la teología de la liberación para darles voz, para combatir la mentira y la injusticia y alentar la verdad y la fraternidad.
Esta teología no es una moda pasajera. Su correlato —la opresión— muy desafortunadamente no es una moda sino que va en aumento. Por ello la teología de la liberación sigue siendo muy necesaria, pues la fe cristiana tiene que responder hoy con credibilidad —y, teológicamente, con racionalidad— a la pregunta más antigua y más actual: “Cómo decir a los pobres de este mundo que Dios les quiere” (G. Gutiérrez).
Y por ello, también, este libro puede ser muy útil para celebrar —como Dios manda— la fecha importante de 1992. Qué es lo que se celebra en esta fecha es lo que está en discusión. Lo que nos parece que no puede discutirse, sin embargo, es que sólo desde el compromiso por la liberación de los pueblos latinoamericanos se puede celebrar cristianamente esa fecha. Desde esa perspectiva puede analizarse lo que en el pasado ha habido de gravísimo pecado y también de gracia; pero, sobre todo, lo que hay que hacer para que el futuro sea inequívocamente de gracia y no de pecado.
Para terminar esta presentación, quisiera agradecer en mi nombre y, postumamente, en el de Ignacio Ellacuría a todos los hermanos teólogos y hermanas teólogas que han colaborado en este libro. Quisiera recordar también muy especialmente a Javier Jiménez Limón, autor del artículo “Sufrimiento, muerte, cruz y martirio”, quien falleció repentinamente el 27 de febrero de este año. Con su muerte los pobres de América latina pierden un gran defensor y la teología pierde un gran teólogo. A todos agradecemos su paciencia y comprensión ante las vicisitudes por las que ha pasado la publicación de este libro y a todos agradecemos el esfuerzo, dedicación y cariño que han puesto para que este libro sea posible.

Marzo, 1990
En el décimo aniversario del martirio de monseñor Romero
Ignacio Ellacuría, S. J.
Jon Sobrino, S. J.
Universidad Centroamericana José Simeón Cañas
San Salvador


 

 
Visto 1072 veces
Área de Registro

Esta ficha documental es una aportación del área de Registro de la Biblioteca Digital.

Spanish Catalan Dutch English French Haitian Creole Italian Portuguese

Búsquedas

Documentos

Expedientes

Contáctanos



Tenayuca 350,
Col. Sta. Cruz Atoyac

Del. Benito Juárez,
C. P. 03310
México, D. F.
 

Teléfonos:
(55) 5688-6336
procesosceb@gmail.com

Localízanos